Estamos tan acostumbrados a sufrir

Estamos tan acostumbrados a sufrir que cuando llega una persona y nos trata bien, con respeto y nos brinda su cariño, todo nos da miedo.

También te puede interesar:
Estamos tan acostumbrados a sufrir