Dos amigas charlando

El llegar a casa sin avisar y de sorpresa, a veces no es buena idea, pues la sorpresa te la puedes llevar tú.

También te puede interesar:
Dos amigas charlando