Para algunas mujeres es una gran alegría que se les acabe el gas, así pueden descansar de la cocina.