La mitad de mis problemas

La mitad de mis problemas se deben a mi tono de voz. Todos piensan que estoy discutiendo, cuando en realidad solo estoy hablando.

La mitad de mis problemas