Mi casa se ha convertido en Disney: unos días soy la Bella Durmiente, otros soy la Cenicienta y si me miro al espejo soy Fiona.