Aprendí a no desahogarme con cualquiera por más que se me reviente el pecho por gritar lo que me pasa. La gente hoy en día vale muy poco. Un día son oídos, al otro día son lenguas.