Aunque tu talento no tenga una etiqueta de precio

Aunque tu talento no tenga una etiqueta de precio, es tu posesión más valiosa. No lo regales ni lo desperdicies.

También te puede interesar:
Aunque tu talento no tenga una etiqueta de precio