Cada persona que conoces en la vida, es como una hoja que enriquece tu árbol. Muchas se sueltan con el viento, otras no se desprenderán jamás.