Cuando te inunde la alegría

Cuando te inunde la alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enfado, no contestes ninguna carta.

También te puede interesar:
Cuando te inunde la alegría