El mal carácter no es genético

El mal carácter no es genético, sino una conducta aprendida por las circunstancias de la vida. Normalmente esconde mucho dolor y sufrimiento del pasado que aún no se ha resuelto.

El mal carácter no es genético