Según la policia local, mientras enviaba mensajes de texto por un celular, el conductor del camión grúa de Nueva York chocó contra un vehículo y acabó estrellándose contra una piscina.