La palabra tiene poder

La palabra tiene poder. Si no tienes algo bueno, positivo o productivo qué decir, es mejor no decir nada.

La palabra tiene poder