La verdad tiene dos sabores:

Uno dulce, para el que la dice y uno amargo, para el que la oye.

La verdad tiene dos sabores: