La vida es dura, pero con los bellos momentos se aprende que aunque las lagrimas nos ensucien el rostro, terminan limpiándonos el corazón.