Lo siento, perdóname, te amo, gracias. Son las cuatro palabras que sanan y son ellas un puente hacía a tu yo divino.