PUBLICIDAD

Los ojos no mienten jamás

Los ojos no mienten jamás. Si eres feliz, brillan. Si estás triste, están apagados. Si estás enojado, están sombríos. Si estás enamorado, se encantan. Porque los ojos son como un libro abierto.