Imagen No digas a nadie tus buenas noticias

No digas a nadie tus buenas noticias hasta que sean oficiales, el mal del ojo y la envidia abunda y más con quien tú menos crees.

Guardar