No digas palabras hirientes cuando estás de mal humor, tu estado de ánimo cambiará, pero nunca podrás reemplazar las palabras que dijiste.