El ladrón vulgar te roba: El dinero, el reloj, la cadena, el móvil, el auto.
El político te roba: La felicidad, la salud, la vivienda, la educación, el futuro, la pensión, la diversión y el trabajo.
El primer ladrón te elige a ti y al segundo ladrón lo eliges tú.