Por dignidad no se ruega

Por dignidad no se ruega. Por respeto se asume un lugar. Y por madurez se aprende a decir adiós. Basta ya de ser una opción. Hay gente necesitándote como una prioridad.

También te puede interesar:
Por dignidad no se ruega