Puede que no siempre no acabes en el lugar hacia el que te dirigías, pero siempre acabarás en el lugar donde estás destinado a estar.