¿Sabias que? Pasar por tristes experiencias nos hace más inteligentes, ya que a través de eso nos convertimos en mejores pensadores.