Si piensas algo bueno de una persona, díselo siempre. No puedes imaginar el poder que tiene una palabra amable inesperada.