Si todas las personas tuvieran la creencia de que lo único que nos llevamos al morir es el alma, entonces dedicarían su vida a cultivarla y sería un mundo totalmente diferente.