Si vives diciendo lo ocupado/a que estás, entonces tú nunca serás libre.
Si vives diciendo que no tienes tiempo, entonces tú nunca tendrás tiempo.
Si vives diciendo que lo harás mañana, tu mañana nunca llegará.