Un día que no sonríes, no cuenta

Un día que no sonríes, no cuenta como uno nuevo. Así que, deséchalo y vive uno, en el que rías a carcajadas, porque eso sí que es vivir.

También te puede interesar:
Un día que no sonríes, no cuenta