PUBLICIDAD

Una familia posa junto a una jirafa que han cazado por diversion

Una familia posa de pie con mucho orgullo junto a una jirafa que acaban de herir a tiros solo por deporte.
Los cazadores pagan hasta $ 10.000 para las expediciones de caza de jirafa, especialmente cazan a los machos mas grandes.
Ahora se piensa que estan extintos en Angola, Mali y Nigeria. Sin embargo, en Sudafrica, Namibia y Zimbabwe sigue siendo legal cazarlos.
Joe Duckworth, de la Liga Contra los Deportes Crueles, afirma: �Es sumamente egoi­sta matar a estos animales.