Yo no sé de odios ni de rencores. Lo mío es algo menos complejo. Las personas que me hacen daño dejan de existir y punto. No me preocupo por ellos nunca más.