La presencia de Dios

La presencia de Dios me acompaña. La Sangre de Cristo me cubre. Y el Espíritu Santo me guía y me fortalece.

La presencia de Dios