Señor, lo pongo todo en tus manos

Señor, lo pongo todo en tus manos y confío en que después de la tormenta siempre viene la calma.

También te puede interesar:
Señor, lo pongo todo en tus manos