Remedio para que la sartén no se pegue

Para las sartenes viejas que se pegan, y queremos recuperar su anti-adherencia necesitamos sal (mejor gorda) y papel de cocina.
Colocar la sartén en el fuego y cubrirla con sal gorda. Cuando la sal empiece a saltar y adquiera un tono amarillento, retirar del fuego y con ayuda del papel de cocina, eliminar toda la sal de la superficie, sin frotar. Una vez que este fría lavar la sartén con normalidad y volver a utilizar, esta vez sin que se nos peguen los alimentos.

También te puede interesar:
Remedio para que la sartén no se pegue